top of page
  • Foto del escritorCarmen San Antón Pedernales

Preguntas

Hace unos días leí una entrevista a Iñigo Errejón , una de las preguntas del periodista se refería al famoso chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero y le pedía su opinión sobre sí habría sido un error la compra de esa vivienda e incluso si sus desavenencias políticas se debían en parte, a esa compra.

Me han sorprendido la pregunta y la respuesta. Nunca en la historia de este país la compra de una casa por parte de una pareja con tres hijos, a traído tanta cola. Errejón contestó que sí, que la compra de esa casa había sido un error, dando así la razón a todos los medios que han utilizado ese hecho para desprestigiar y acabar con con sus antiguos compañeros.

Se me ocurren muchas preguntas que seguro que Errejón con su labia y su vocación de líder político me respondería satisfactoriamente.

-¿Puede un polític@ de izquierdas vivir en una casa con jardín y piscina, pagada con el dinero obtenido por su trabajo y su hipoteca de 30 años, sin que le critiquen por ello?.

-¿Puede ser elegante, cosmopolita, ir bien vestida, ser culta, guapa e incluso rica, una mujer de izquierdas?

-Y un hombre de izquierdas, ¿puede?.

Añado lo de izquierdas, porque la derecha sí puede.

-¿Pueden equivocarse en algo estos polític@s a los que me refiero?. Cada error se magnifica como si no fueran personas sino héroes que han llegado a salvar al pueblo.

-Ser de izquierdas, ¿obliga a ser pobre, desastrado, parado, feo, amargado, populachero, a vivir en un barrio espantoso, en un piso horrible, a no tener ninguna legítima ambición económica para que no te llamen capitalista y vendido?.

-¿Qué es ser de izquierdas? y ¿de derechas?.

-Un político de izquierdas, ¿tiene que ser como Francisco de Asís, humilde y lleno de amor a todas las criaturas?.

-¿Debe un polític@ de izquierdas ser un santo@ laico, desprendido de sí mismo y ajeno a todas las tentaciones de este mundo?.

Tenemos el ejemplo de Pepe Múgica, expresidente de Uruguay, un hombre admirable que vive en su ranchito y no en el palacio presidencial, antiguo preso político, inteligente y comprometido, sencillo, sin grandes ambiciones materiales y sí, sociales. Ateo, según él, vive como un auténtico cristiano con sus sandalias y sus pies y manos encallecidas. Todo el mundo le quiere y respeta.

Un político de derechas que se confiese cristiano, -¿viviría así?, -¿Alguien le votaría? Parece que no, nadie le pediría que fuera consecuente con la religión que dice profesar, que por cierto, es la organización multinacional más rica del mundo. Tan rica, tan rica, que no pierde el tiempo en tonterías, acaban de "inmatricular"(que palabra más rara), 35.000 propiedades en toda España, sin haber pagado un duro por ellas, gracias a una ley del gobierno de Aznar, entre estas propiedades hay terrenos, ermitas, bosques, cementerios, garajes, palacios, pisos, locales comerciales, etc., etc.

Pero, a la prensa y los medios solo les preocupa el chalet de Galapagar.

-¿Deberían vivir los y las polític@s de izquierda con la misma austeridad que Múgica?.

Mi respuesta es que no necesariamente.

Hay personas maravillosamente diferentes, como Múgica. Es su deseo vivir así y nos parece muy bien, pero no tiene porqué ser el modelo para todos los políticos, ni mucho menos.

Lo que ha sucedido con los propietarios del chalet, no se puede analizar desde el punto de vista político, sino desde la sociología, la psicología de masas y el poder de los medios para manipular y destruir todo lo que les estorba.

El cúmulo de insultos, (la rata, el coletas, el moños,...) no entra en la normalidad del debate político, es otra cosa, es un reflejo del miedo, de la mediocridad, del odio de algunos sectores poderosos de nuestro país, inculcado por tierra, mar y aire a la gente que lo acepta encantada porque cree que así está más cerca de los ricos y la gente "bien" y no quiere que le confundan con un "perroflauta" o un rojo.

La clase media, media-media, se siente más cerca de Amancio Ortega que de un mendigo que vive en la calle. Sin embargo, si desaparecen las pensiones, por ejemplo, es muy posible que muchos se conviertan en pobres de solemnidad, o estén en las colas del hambre que hemos visto crecer en la pandemia. Amancio Ortega y otr@s, (pocos), no necesitan pensiones, ni escuela y sanidad públicas,

ni ley de dependencia, ni becas,...no necesitan nada de lo que necesitamos los demás, por lo tanto, estamos más cerca del mendigo que de él y el resto de multimillonari@s.

Que conste que no estoy en contra de la propiedad privada, al contrario, creo que es buena y necesaria, pero, recordando siempre que "no todos los ricos lo son por sus méritos, ni todos los pobres son pobres por sus culpas".

Si alguna vez pensé en comprometerme políticamente, se me han quitado las ganas. Pienso en lo que hubieran dicho de mí: roja, feminazi, proetarra, drogadicta, separatista, atea, progre, guarra, comunista,....Creo que tod@s deberíamos hacer este ejercicio, ¿qué hubieran dicho de mí?. Todo aquel que ha intentado cambiar o combatir los males de nuestro sistema, ha sido crucificado y expuesto al escarnio público, a veces con el apoyo del pueblo. No hay que olvidar el "vivan las cadenas" de nuestro siglo XIX, en el XXI, hay mucha gente gritando lo mismo por lo bajo, no se atreven a decirlo alto, pero al tiempo...

Lo curioso del asunto que nos ocupa, es que Pablo Iglesias no ha sido destruido por la derecha, lo cual tendría sentido. Ha sido ridiculizado, insultado,...por la izquierda. Sin duda, es la historia de Saturno devorando a su hijo. Los grandes "barones" ( qué horror, así les llaman a los jefes y jefecillos de los partidos políticos) de la izquierda han sido los peores, creen que tienen el monopolio de las ideas "progresistas" y no son más que la otra cara de la misma moneda.

No creo que nadie sea indispensable ni me gustan los políticos profesionales, creo es bueno y saludable que se renueve la vida pública. No tengo idea de lo que hará el político del que hablamos y espero que le vaya bien.

Espero con curiosidad quien o quienes ocuparán el lugar de "malos" oficiales y los insultos y apodos que recibirán, tengo una idea de quienes serán...pero hay que esperar un poco, los cuchillos ya están afilados, las porras listas, los medios preparados y una parte del pueblo, encantado. El linchamiento siempre ha sido un gran espectáculo.

La última pregunta: -¿es posible una vida pública sin mentiras, insultos, manipulaciones, infantilismos, robos, corrupciones y simplezas?. De nosotr@s depende en gran medida y no de los polític@s. No soy nada optimista, pero como escribió Antonio Gramsci (1891-1937):


"Mi estado de espíritu hace la síntesis de esos estados llamados optimismo y pesimismo y los supera: soy pesimista por la inteligencia, pero optimista por la voluntad".







125 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

!PERO, QUE TONTAS SOMOS!

En El País Semanal del domingo 12 de febrero de 2023 en su sección La imagen, Juan José Millás, comenta una fotografía de dos mujeres, una cajera y otra, consumidora, que se ríen y se miran con afect

Roncas?, Yo, sí

Ha estado fuera de casa una semana. Al volver, parece otro. Cuando nos acostamos, me ha acariciado con mucha ternura. Me ha dicho que no volverá a atormentarme con lo de mis ronquidos, y me ha extrañ

Comments


bottom of page