top of page
  • Foto del escritorCarmen San Antón Pedernales

! Solo miento a mis amigos!



Esta mañana, mientras desayunaba con la radio encendida como todos los días, dos personas inteligentes, preparadas y amenas ( un sociólogo y una escritora) hablaban con la locutora sobre las mentiras, más bien "mentirijillas" que decimos diariamente para poder vivir más o menos en armonía con los demás.

Los tres estaban de acuerdo en que las mentirijillas son absolutamente necesarias para la convivencia, es horrorosa una persona que vaya diciendo siempre todo lo que piensa o siente sobre alguien o algo, que cree que es "sincera" y que "va con la verdad por delante", por supuesto, no se referían a las "fake news" o a las mentiras emitidas desde el Poder político, empresarial, religioso, etc. cuyo objetivo es desinformar y manipular en su provecho a la gente. Estas mentiras son peligrosas y dañinas, no hace falta ni comentarlo, son puro fascismo.

Como estaba de acuerdo y aún no había terminado mi café, no prestaba mucha atención, hasta que el sociólogo dijo : ! !Yo solo miento a mis amigos, a los demás que les den aire!. La frase me despertó totalmente y me recordó un precioso relato de Borges donde el escritor se arrepentía de haber dicho la "verdad" a su madre y haberla entristecido, cuando perfectamente podría haberle dicho una "mentira" con lo cual, su madre hubiera sido un poco más feliz. Un poco más felices los dos.

No hay peor situación que cuando alguien te dice muy serio: !Voy a ser sincero contigo!. Lo que viene no es nada bueno, casi seguro. Nadie dice esa frase cuando va a decir algo bonito, adulador, estupendo,... se da por hecho que es sincer@.

Hace un tiempo, me ocurrió una anécdota que me afectó emocionalmente a pesar de su aparente insignificancia, o precisamente por eso mismo, su pequeñez me "acercó" a lo universal, a la condición humana :

Una pareja, muy cercana, muy amiga mía y de mi familia desde hacía años, vino a pasar un fin de semana a mi casa como lo hacía desde siempre. Todo fue bien, comimos, cenamos, paseamos, charlamos, etc. hasta que llegó el domingo por la noche, era la despedida, pues al día siguiente partían para su domicilio.

Después de cenar, ella me miró con condescendencia y de pronto, sin venir a cuento, dijo: !Que peinado y que "mechas" más feas llevas!, te hace la cabeza plana, parece que llevas un gorro de piscina y volviéndose hacia su marido dijo: Verdad, José ?, éste asintió con la cabeza y dijo: Sí, estas fatal, parece que llevas un pañuelo. Comprendí que los dos lo habían hablado ese fin de semana y "necesitaban" decírmelo.

Yo estaba desconcertada, y ella, sonriendo preguntó: No te lo ha dicho nadie?, no, contesté, la gente no dice esas cosas así como así y yo tampoco lo hago, dije yo, molesta y abrumada. Pues ya ves, contestó ella, nosotros somos sinceros, tu ya lo sabes, ¿no te habrá molestado?, no, dije yo mintiendo, y continué: A mí tampoco me gusta tu peinado, me gustaba más cuando llevabas el pelo largo,( verdad). Pero, ella me dio la estocada final exclamando: !Pero, yo llevo un corte normal y corriente por comodidad y tu llevas un peinado con pretensiones!.

Durante algún tiempo, cuando me miraba en el espejo veía "mi peinado pretencioso" y me obligaba a mirarlo un rato y a aceptarlo; yo que odio a la gente hortera y pretenciosa, me preguntaba sí yo lo era también, y mis amigos, sinceramente, me lo habían hecho saber, por mi bien, claro.

Me he cambiado el peinado, creo que tenían razón, no me favorecía, así que fui a la peluquería y le dije a la empleada habitual: Lavar, cortar y teñir y por favor, hazme un peinado con pretensiones.

!Por fin!, dijo la peluquera, siempre te he dicho que a tu pelo le vendrían bien unas extensiones, ahora mismo elegimos unas.

No, contesté, quiero un peinado con pretensiones, no extensiones.

Pues, no sé que es eso, no te entiendo, me dijo extrañada y un poco insegura, dado que ella presume de conocer todo sobre peluquería

Péiname y no te preocupes, le dije, las pretensiones me las colocará una amiga que sabe mucho de eso.

!Ah!. Ya me contarás como te van, dijo ella tan amble y graciosa como siempre.


Dedicado a todas las personas que "mienten" a sus amig@s y que a la vez son sinceras en lo esencial y que siempre están ahí para ayudarte sin molestarte.












160 visualizaciones3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Un secreto de FAMILIA.

Perpetua, se llamaba así, tenía 87 años cuando la conocí, siendo yo una joven enfermera en una zona rural de nuestro país. Vivía sola muy a gusto y tuve la impresión de que siempre había estado así, s

3 Yorum


maiteorbe54
maiteorbe54
23 May 2023

En cuanto al tema de las mentirijillas....

Soy partidiaria de hablar con la mayor sinceridad posible de muchos temas aunque soy consciente de que hay que sopesar los pros y los contras y sobre todo saber con quién estás hablando.Una cosa a favor es que después de hablar en confianza con sinceridad te sientes mejor que diciendo medias verdades.El arte de hablar con sinceridad sin ofender es genial.

Beğen

Lola Miranda
Lola Miranda
26 Nis 2023

Jajajajaj qué bueno!!

Beğen

ademago
ademago
19 Nis 2023

Genial amiga. De verdad

Beğen
bottom of page