top of page
  • Karmentxu San Antón

VIERNES

Actualizado: 12 feb 2021


Todos los viernes llegaba a las 9 y se quedaba una hora, a veces leíamos, otras veces, hablábamos. Yo tenía que estar allí y a ella, le venía bien. Es cierto que no había ninguna obligación de estar juntas, en el enorme edificio, bien podríamos haber estado en espacios separados.


Pero, la compañía era agradable y en el aire flotaban las palabras que se iban a decir y aún no se habían pronunciado .Hay palabras que anuncian su llegada como si tuvieran perfume y se olieran.


Hay un montón de cosas que no se pueden decir así como así, generalmente son minoritarias, intimas, incomprendidas e incluso, rechazables, extravagantes o vergonzosas. Son las únicas interesantes y esa hora del viernes, prometía.


¿Qué te parece la poligamia?, dijo ella, yo tengo dos madres, digo que tengo, aunque una de ellas murió, pero sigue siendo mi madre. Igual que mi padre, es viudo y es casado.


Somos 10 hermanos, 5 de cada madre, todos son mis hermanos, continuó.


Habló de la dificultad para relacionarse en el pequeño pueblo donde vivía, los vecinos no lo entendían y les miraban con cierta desconfianza, a pesar de que su familia gozaba de buena posición económica. En realidad, podría decirse que llevaba "una doble vida" la pública y la privada. En este lugar nadie lo sabe, excepto tú, dijo.

Le parecía muy injusto, su padre y sus madres eran cultos y buenos, además de valientes, habían elegido ese camino religioso y espiritual con plena conciencia y sabiendo las dificultades que encontrarían en un medio hostil.

A pesar de todo, estaba contenta, se sentía querida por su gran familia y el grupo al que pertenecían.


Y bien, ¿Qué te parece la poligamia?, estoy en contra, dije, me parecería bien si hombres y mujeres tuvieran esa opción, pero tu no puedes tener una madre y dos padres...Soy partidaria de la igualdad de derechos y obligaciones, además, sí tener una sola madre ya da trabajo !imagínate dos! y con las parejas lo mismo, uno a uno y sin mezclarles demasiado. Si no, necesitas un jefe, un pather familiae que ponga orden en esa "multitud", estoy segura que tu padre es un pather estupendo y admirable, dije, sin ninguna ironía. Con su mejor sonrisa contestó: Pues sí, lo es. Sabía que dirías lo que has dicho, antes de venir he apostado con mis hermanas a que sabía tu respuesta.


¿Qué has apostado?, le pregunté, cuando nos preparábamos para salir.

Nada, dijo ella, es una forma de hablar.

Pues, la próxima vez, apuesta algo, porque, seguro que ganas.

¡Hasta el viernes!

! Hasta el próximo viernes!

38 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

UN CUENTO CHINO.

Erase una vez una joven mujer casada que no soportaba a su suegra con la que compartía la casa familiar. La situación empeoraba cada día y no parecía que tuviera solución, dado que ocurrió en un tie

bottom of page